Slide Background

El Hotel

Situado en nuestra finca familiar de 550 Has. de dehesa extremeña, este precioso cortijo del SXIX ha sido restaurado con sumo respeto a los elementos originales y una cuidada adaptación a las necesidades del alojamiento. Proyecto que siempre estuvo en la cabeza de Pedro Valenzuela, nuestro padre, y quien, de la mano de Albala y Cordero Arquitectos han hecho de este sueño una realidad.

Lo que en su día fue el área principal del cortijo, el granero y el establo, se han convertido en acogedoras habitaciones y luminosos salones. Se han recuperado elementos de madera y piedra existentes y se han mezclado sutilmente con toques modernos. Ese mismo balance entre lo moderno y lo antiguo se aprecia en el interiorismo elegido, donde siempre pretendimos salvaguardar la esencia del lugar y su autenticidad, creando ambientes que evocan al descanso, a la lectura, al disfrute. En este cortijo se respira historia en cada rincón por el que pasas.

Desde el comienzo, La Dehesa de Don Pedro ha sido concebida como una casa de campo de siempre, imaginando que «don Pedro» te recibe. Sin embargo, cuenta con todos los detalles y el confort de un maravilloso hotel de campo.

En el apartado estético, esto se plasma en que cada espacio ha sido concebido de manera distinta, como estancias de una casa, cada cuarto o salón es distinto del de al lado, tiene su propia personalidad.

Por otro lado, se ha hecho una muy cuidada selección de tejidos y materiales naturales, linos maderas, cerámica, esparto., en consonancia con el entorno, la dehesa extremeña y en consonancia con la propia edificación. Se ha buscado que cada huésped se sienta en plena conexión con la naturaleza y a la vez como en su propia casa de campo.

Habitaciones

Todas nuestras habitaciones cuentan con maravillosas vistas al campo y están distribuidas alrededor de un precioso patio central. Contamos con suelos radiantes en todas nuestras estancias para máximo confort.

Nota: Nuestro hotel cuenta con habitaciones familiares como también habitaciones para personas con movilidad reducida.

Otros serviciosNuestro hotel también cuenta con los siguientes servicios:

  • Estacionamiento gratuito.
  • Sauna
  • Jacuzzi
  • Piscina
  • Salas de reuniones
  • Cafetería
  • Restaurante
  • Bar
  • Espacio para eventos

Nota: No está permitido fumar en habitaciones, así como en los patios interiores del hotel.

deluxe

Deluxe

Junior Suite

Suite Deluxe

Salones

La Dehesa de Don Pedro dispone de 2 pequeños y coquetos salones contiguos, donde disfrutar de una buena lectura o donde tomar un delicioso té simplemente disfrutando de la tranquilidad con vistas al jardín original del cortijo.

El salón principal del cortijo cuenta con varios espacios para disfrutar en compañía, lo que en su día fue el pajar del cortijo ahora es una de las estancias más privilegiadas.

Piscina y Gimnasio

Nuestra piscina, situada en uno de los lugares más bonitos de la finca cuenta con unas preciosas vistas, un sitio perfecto para disfrutar del entorno.  La sala de gimnasio está situada frente la piscina, con vistas a la misma.

Sauna y Jacuzzi

Contamos con sauna finlandesa y un pequeño spa a disposición de los clientes hospedados.

Patio y Jardines

Nuestros jardines, obra del estudio de paisajismo Rocío Sainz de Rozas, son claves en la transición entre el edificio y el precioso entorno natural donde nos encontramos, cuyo eje se basa en la planta autóctona y la belleza intrínseca de esta hermosa Dehesa.

La llegada al hotel se organiza mediante un jardín estructurado. La fachada se compone con líneas verticales de cipreses sobre fondo de trepadoras que aportan verdor al edificio.

El patio interior mantiene el carácter equilibrado del edificio y conserva las tres palmeras existentes antes de la reforma. Buscando frondosidad en el interior se han plantado en los pórticos jazmines aromáticos. Entre las macetas, destaca el gran Ficus lyrata de la recepción del hotel entre otras macetas de hoja verde y frutales.

Orientado al sur, encontramos, entre muros de ligeros toques afrancesados nuestro jardín formal, donde perderse por un momento a leer bajo la sombra rodeado de rosales de distintos tipos entre otras especies.

El jardín principal que se sitúa tras el hotel y junto a la zona de restaurante y terraza se concibe como un jardín natural de formas orgánicas, donde deleitarse de la floración de las vivaces que evoluciona a lo largo de las estaciones.

En los pilares de la pérgola para el restaurante se han plantado trepadoras caducas que en invierno dejan pasar el sol y en verano se visten para generar sombra en las zonas de estancia.